Manifiesto

Ser curioso, cuestionar lo que se da por sentado, dejarse caer en la paradoja del genial Orson Welles – que puso patas arriba el mundo del cine haciendo un montón de cosas

nuevas porque sencillamente “no sabía que no pudieran hacerse” -, es la mejor opción para lograr destacar en el mundo de la publicidad.

Aunque me gradué como Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Informáticas en la Universidad Laboral de Asturias, mi vocación siempre ha estado más cerca de la literatura, la publicidad o el marketing y he tenido la inmensa fortuna de poder desarrollar toda mi carrera profesional en estos ámbitos.

Creo que en la vida hay pocas cosas que ganen en importancia a poder trabajar en algo que verdaderamente te guste. Algo que te aporte identidad y que te ayude a conectar de algún modo con tu parte más creativa.

Soy un ya-no-tan joven padre de familia que ama el surf, la familia, el ciclismo y los libros, ¡aunque no exactamente en ese orden!😅 Vivo en Gijón, leo todo lo que puedo y siempre ando tomando notas porque creo que la narración es cosa seria: el verdadero elemento diferencial del ser humano.

Aunque tengo mucho más de lo que necesito, mi idea de la felicidad está más cerca de la renuncia que de la suma de cosas, por eso siempre digo que la felicidad es una forma de renuncia. Además, defiendo la idea del gran poeta madrileño Benjamín Prado de que “tratar de ser feliz también es una forma de combatir a los que enemigos de la justicia”.

No intento parecerme a nadie y duermo todas las noches como un niño, ¿podemos aspirar a más?